18 de junio

Control

El municipio participó en importantes allanamientos a chatarrerías

Junto al gobierno de la provincia, el MPA y la Policía de Investigaciones, se realizaron seis operativos en conjunto en los que se secuestraron importantes volúmenes de materiales robados.

Las secretarías de Control de la Municipalidad de Rosario, y de Gestión de Registros Provinciales de Santa Fe, junto al Ministerio Público de la Acusación y la Policía de Investigaciones, llevaron a cabo este viernes seis operativos simultáneos en el marco de allanamientos a chatarrerías en las que se encontraron elementos de dudosa procedencia. Preliminarmente se incautaron entre 3 y 4 toneladas de metal, aunque aún se estaba trabajando en esta materia. También se secuestró un revólver, más de 5 millones de pesos y 2.500 dólares hasta el momento.

Los operativos arrojaron resultados positivos y el municipio procedió así a la clausura de todos los locales. Se hicieron en conjunto y cada agencia del Estado desarrolló acciones de acuerdo a su incumbencia. Se secuestraron bloques de motores, picaportes, cables, baterías de autos y motos, llantas de aluminio, caños de plomo, entre otros elementos.

En concreto, hubo allanamientos en: Regimiento 11 a la altura del 1300, Francia y Boman (sobre esta última a la altura del 2900), Ovidio Lagos y Presidente Quintana, Felipe Moré y Deliot, Calle 1818 al 4500 y Campbell 1300 bis. En Felipe Moré y Deliot también se encontró un arma de fuego.

Según detallaron los secretarios de Control municipal, Diego Herrera, y de Gestión de Registros Provinciales, Matías Figueroa Escauriza, el secuestro de mayor magnitud se produjo en Regimiento 11 al 1300, donde el área del municipio procedió a la clausura del lugar.

En ese lugar se encontró una casa particular que tenía todo almacenado en su garaje, y donde se secuestraron alrededor de tres tonelada de distintas piezas. Se hallaron placas de cementerio, cables, cobre, bronce, picaporte de puertas y medidores de agua, entre otros materiales.

En este sentido, Herrera señaló: "El año pasado hubo 101 clausuras, pero lo novedoso de ahora es la forma. Desde que se firmó el convenio con la provincia es un trabajo en conjunto. Previamente hubo una investigación de la PDI, a través de datos que aportó también la Municipalidad, la PDI y Fiscalía. Y ya están los resultados que son positivos: le estamos pegando a lo que más le duele, que es el segundo eslabón de la cadena, que es el que le compra para luego vender. Así que eso es lo importante porque es un flagelo que venimos sufriendo mucho los rosarinos y que había que atacarlo fuertemente".

Por su parte, Figueroa Escuariza mencionó: "Estamos llevando en simultáneo una serie de allanamientos e inspecciones desde la provincia de Santa Fe, la Municipalidad de Rosario y el MPA. Luego un trabajo en conjunto entre las diferentes áreas y particularmente la PDI, una tarea de inteligencia en cada uno de estos seis puntos de compra de materiales no ferrosos. Lo que nos encontramos, lo que está a la vista, es mucha cantidad de cobre, de bronce, elementos de la empresa de la EPE, de Litoral Gas, los caños de los aires acondicionados que se están robando, placa de cementerio, timbres, picaporte, todo lo que estamos sufriendo los rosarinos demuestra que se compra acá".

"Parece un lugar chico, pero vemos la cantidad de materiales que hay y esa es la dinámica, que se compran los elementos y semanalmente se vuelve a mover a un mayorista que vende estos elementos que compran. Tenemos que ir por quien compra para ir cortando este flagelo que estamos sufriendo todos los santafesinos", agregó.

Es importante recordar que el pasado 1 de febrero el intendente Pablo Javkin firmó un convenio junto a provincia para realizar un trabajo conjunto y coordinado a fin de posibilitar el logro de los objetivos trazados por la Ley Provincial Nº 12.243, Ley Provincial Nº 14.191 y la Ley Nacional Nº 25.761, en orden a la prevención de la actividad delictiva vinculada con la sustracción de automotores.

Asimismo, vale recordar que el municipio de Rosario ya había concretado desde el año 2022 a la fecha alrededor de 75 clausuras a este tipo de establecimiento. En ese marco, la ciudad llevó adelante unas 45 denuncias penales contra chatarrerías, algunas de ellas con más de una acusación.