24 de mayo

Temas del día

Gobierno

Federalismo: «Argentina va a ser desde el interior o no va a ser»

El intendente Javkin encabezó el acto por un nuevo aniversario del primer izamiento de la bandera nacional, en el que exigió “una Argentina que sea de una vez y para siempre unida y federal".

El intendente Pablo Javkin presidió en la mañana de este martes 27 de febrero el acto oficial por el 212° aniversario de la creación de la Bandera Nacional, que tuvo lugar en el Mástil Mayor del Monumento Nacional a la Bandera. Tras el tradicional izamiento y luego de entonar las estrofas del Himno Nacional para conmemorar la primera vez que el General Manuel Belgrano enarboló la celeste y blanca a orillas del Paraná en Rosario, el jefe municipal brindó un discurso en el cual enfatizó acerca de la necesidad de defender el legado del prócer y construir “una Argentina que sea de una vez y para siempre unida y federal”.

Durante su alocución, Javkin remarcó que el izamiento del pabellón nacional en Rosario 212 años atrás “fue un hecho fundacional para la historia de nuestra ciudad, que siendo un caserío de apenas 700 habitantes entendió, contra el mandato que venía de Buenos Aires, que el país solo progresa desde el interior hacia el centro”, y agregó: “Desde ese entonces, le daríamos y le daremos grandes cosas al país”.

El mandatario sostuvo que “somos belgranianos, con orgullo y convicción” y convocó a honrar su legado y trabajar por el país que él soñó: un país industrial, con desarrollo de la agricultura, de la ciencia y la educación y con un fuerte compromiso con la libertad. Allí, enumeró una serie de políticas públicas impulsadas desde el Estado local que honran el legado belgraniano.

“Belgrano dijo una frase hermosa: la vida es nada si la libertad se pierde”, recordó Javkin y señaló: “No podemos estar más de acuerdo. Libertad para crecer, para crear, para respetar y ser respetados, para dialogar aún en el disenso. Como somos belgranianos, todo eso pasa en Rosario. Nos eligieron para defender lo que Belgrano legó. Que nadie se ofenda si en Rosario hacemos las cosas a nuestra manera, si decimos lo que pensamos”.

En ese sentido, destacó: “Como cuando le dijimos al país que había que meterse en las cárceles porque desde ahí se ordenaban la gran mayoría de los crímenes que sufrimos. Algunos nos trataron de locos, pero la historia demostró que teníamos razón. Ahora cuando se empiezan a intervenir los pabellones, se piensa en lugares de alto perfil vigilados con el rigor que se merecen, aparecen las amenazas cobardes y las complicidades con ellas y eso no hace más que indicar que ahora sí se están haciendo las cosas bien. Tenemos un Gobernador valiente. Estamos a su lado, codo a codo contra las mafias. Vamos a recuperar la paz”.

Javkin insistió con retomar el legado de los patriotas que “construyeron un país federal”, y reclamó: “De una vez por todas hay que dejar de declamarlo y hay que empezar a hacerlo. No somos federales si un impuesto que paga todo el país se queda solo en el AMBA. No somos federales si hay algunos ciudadanos de primera y otros de segunda que pagan el boleto de colectivo el doble o el triple. No somos federales si la nación no le devuelve a los ciudadanos de las provincias los fondos que les corresponden para sostener el sistema. No somos federales si el país no invierte en urbanizar barrios que necesitan igualdad. Dejemos de gastar la palabra federalismo, hagamosla en serio. Argentina va a ser desde el interior o no va a ser”.

A modo ilustrativo, el jefe municipal dio “un ejemplo mínimo pero doloroso” para graficar la falta de políticas federales. “Estamos en un Monumento Histórico Nacional en honor a la bandera y a Manuel Belgrano. Está en obra desde 2017. Si estuviese en Buenos Aires ya estaría terminado hace años. El país se merece que el Monumento más importante de la Argentina conserve su valor patrimonial con la restauración prometida”, dijo Javkin y exigió al gobierno nacional terminar con la obra.

“Como intendente, tengo el orgullo y el deber de defender a Rosario, una ciudad que nunca estuvo en los planes de nadie y sin embargo acá la vemos de pie, fuerte, empujando hacia arriba el país. Llevamos el sueño de Belgrano en nuestro ADN. Por eso, construimos una Rosario industrial, que impulsa la relación entre la ciudad y el campo, que invierte en la educación y la ciencia, que defiende el diálogo y el respeto para garantizar la libertad”, concluyó.